Arroz con coco y calabacín

Arroz con coco y calabacín

Hoy te traigo una receta diferente, con bastante coco y nada de sal. 🙂 Este arroz con coco y calabacín es muy fácil de hacer y lo tienes listo en menos de 20 minutos.

¿Quieres conocer la elaboración?

Ingredientes

Para 2 personas ó 2 platos, aproximadamente. Recuerda que si te sobra puedes guardarlo en la nevera y consumirlo a los pocos días. ¡Vamos a intentar desperdiciar lo mínimo!

2 tazas pequeñas de arroz (¡mejor si es integral!)

2 puñados de almendras enteras naturales

1 puñado de dátiles

Coco rallado al gusto

Un poco de salsa de soja

1/2 calabacín grande 

Aceite de oliva

Elaboración

¡Simple, simplísima! 🙂

Pon a cocer el arroz.

Mientras se hace, utiliza una olla para freír las almendras en un poco de aceite de oliva y echa, a continuación, los dátiles cortaditos en trozos pequeños. Remueve a fuego medio hasta que las almendras desprendan un olor a tostado e introduce el coco rallado. 

Con un pelador de patatas o mandolina, corta el calabacín para que quede en láminas finas y así se cocine más rápido. 

En este momento, introduce el arroz cocido, remueve y, si quieres, echa un poco de salsa de soja. 

Fácil… ¿no?

Los ingredientes ideales

El arroz, si es integral, mejor. No sólo te sacia más, sino que te aporta más nutrientes. 

Recuerda que el arroz es un cereal y, como tal, debemos consumirlo integral en la medida de lo posible (excepto si tienes restringida la fibra por alguna patología digestiva). La fibra nos aporta muchos beneficios a nivel intestinal y de salud en general. 

¿Dónde está la fibra?

En los cereales integrales, las frutas, las verduras y hortalizas, las legumbres y los frutos secos. Si basas tu alimentación en estos alimentos de origen vegetal, no sólo le haces un favor a tu intestino por el aporte de fibra, sino también a tu salud en general por el aporte de vitaminas y minerales que nos proporcionan dichos alimentos.

En esta elaboración, las almendras, el calabacín y los dátiles son fuentes importantes de fibra. Si, además, empleamos arroz integral, mucho mejor y más saludable 🙂

Otros consejos para el arroz con coco y calabacín

Si quieres que la elaboración tenga un sabor menos dulce, emplea menos dátiles. En su lugar, puedes utilizar más calabacín, que suavizará el plato. Cuanto más cantidad de verdura emplees, ¡mejor!

El coco y las almendras te proporcionan grasas saludables. Las cantidades de ingredientes son las que he empleado para la elaboración, pero ya sabes que no hay reglas. Para consumir menos calorías con este plato, puedes realizar lo siguiente:

Controlar el aceite de oliva que emplees.

Emplear menos almendras y dátiles.

Añadir más calabacín.

La clave está en echarle imaginación y conocer un poco los alimentos.

Si tienes alguna duda o sugerencia, ¡no dudes en comentar!

Y si te ha gustado, “cocomparte” 🙂

¡Qué aproveche!

Ensalada especial con granada

Ensalada especial con granada

Cuando pensé acerca de qué nombre podría ponerle a esta ensalada especial con granada, tuve dudas acerca de cuál podría encajar mejor. No sé realmente si es “especial” o “espacial”, porque el conjunto de sabores son de otra galaxia 🙂 No obstante, me decanté por un nombre sencillo y bastante explícito. Aunque más abajo te revelaré su nombre real 😉

Esta ensalada especial con granada está elaborada con alimentos 100% origen vegetal y saludables. Por lo que es apta para casi cualquier tipo de patrón alimentario o alergia/intolerancia. ¡Adáptala según tus gustos o contexto!

Inciso: Aunque esté hecha con ingredientes 100% vegetales, no quiere decir que todos los productos de origen vegetal que nos venden sean saludables. Existen muchos productos alimentarios elaborados por la industria aptos para vegeterianos e incluso veganos que distan bastante de ser saludables. 

Pero no es el caso de esta ensalada 🙂 ¡Vayamos a los ingredientes!

Ingredientes

1/4 vaso de quinoa

1 cebolla pequeña (ó 1/2 grande)

1 pimiento pequeño amarillo/naranja (ó 1/2 grande)

1 pimiento pequeño verde (ó 1/2 grande)

1 tomate 

2 puñados grandes de granada

2 ó 3 puñados grandes de hojas de lechuga (puedes añadir rúcula también)

Aceite de oliva

Vinagre

Elaboración

¡Muy fácil!

Como siempre, procuro que todas las recetas que comparto contigo sean aunténticos fast food saludables.

Cuece la quinoa mientras cortas el resto de ingredientes. Puedes cocer la quinoa de dos formas:

Opción 1. Una manera de hacerlo es tostando un poco en la olla la quinoa y echar a continuación un vaso de agua (más al estilo del arroz). Así sabrás que la quinoa está hecha cuando no quede agua.

Opción 2. Y la otra forma es echar primero el agua, esperar a que hierva y echar, a continuación, la quinoa (más al estilo de la pasta). ¡Como prefieras! Siempre y cuando acabe cocida la quinoa.

Mientras se cuece la quinoa, corta los ingredientes en cuadraditos pequeños. La cebolla puedes cortarla en pluma. A continuación, echa el resto de ingredientes y remueve. Aliña al gusto. ¡Pero no te pases con el aceite! Aunque es un producto rico en grasas saludables, también aporta muchas calorías.

¡No te olvides de la granada!

Puede parecer una fruta difícil de pelar o desgranar. La opción menos laboriosa es partirla por la mitad y con una cuchara de metal o de madera dar golpecitos a la cáscara mientras caen los granos de la fruta en un bol o en la ensaladera. 

Otra opción mucho más fácil es comprarla ya desgranada. En mi caso, empleé la granada ya pelada que suele venir en un envase de plástico, ya que en Dubai suelen venderla así en los supermercados. En general, no es muy fácil encontrar por estas tierras mercados de frutas y hortalizas enteras. 

Claves para tu ensalada especial con granada

Puedes consumirla como plato único o como entrante. La quinoa te aporta proteínas aunque en pequeñas cantidades debido a la pequeña cantidad empleada en esta ensalada. La fruta y las hortalizas te proporcionan saciedad, fibra, y una gran cantidad de vitaminas y minerales. ¡Recuerda ponerle color a tus platos! Suele ser una señal de elaboraciones frescas y muy saludables 🙂 

Consejo: Consume hortalizas y frutas crudas y frescas todo el año. Es la mejor forma de aprovechar todos los nutrientes

¡Ah! Esta ensalada especial con granada, en realidad se llama Ensalada La Bomba, en honor a uno de mis hermanos y mejor amigo @willproject.  La probó en un restaurante de Dubai y ha adaptado su elaboración empleando algunos de sus ingredientes favoritos. (La foto también es de él).

“La Bomba”: término empleado de manera frecuente por @willproject para designar, en cualquier contexto, que algo o alguien es simplemente genial 🙂

¡Disfruta de esta ensalada! ¡Y come mejor sin comerte el coco! Si eres fan de las elaboraciones frescas, en este enlace puedes aprender a hacer otra ensalada súper diferente.

Recuerda que comer saludable y rico es súper fácil. Solo son necesarios un poquito de ganas, imaginación y sentido común 🙂

Ingredientes saludables para repostería: ¿realmente existen?

Ingredientes saludables para repostería: ¿realmente existen?

Es muy posible que, si uno de tus objetivos es adelgazar y/o comer saludable, pienses qué ingredientes saludables para repostería puedes emplear. Pero, ¿existen de verdad?

También es probable que te eches las manos a la cabeza pensando que los bizcochos, tartas, cookies y todo tipo de repostería engordan, son malos para la salud, contienen mucho azúcar, entre otros.

Lo importante es ser consciente de las cantidades que ingieres, la frecuencia con la que consumes este tipo de elaboraciones, y por supuesto, sus ingredientes.

Cuando pensamos en repostería pensamos en chocolate, mantequilla, azúcar, rellenos y cremas…

Entonces, ¿es posible hacer repostería saludable?

¡Sí! Y puede ser igual de deliciosa que las recetas originales y, además, con ingredientes más saciantes y mejores para tu salud 😊 Pero, ¡ojo! Sigue leyendo hasta el final…

Aquí van las propuestas de Cocosinsal:

Ejemplos de ingredientes

Dátiles para endulzar o plátano (en lugar de azúcar; 15 dátiles equivalen a medio vaso de azúcar aproximadamente)

Cacao puro en polvo (en lugar de chocolate negro o chocolate con leche)

Aceite de oliva o aguacate (en lugar de mantequilla o margarina)

Harina integral de cualquier cereal (en vez de harina refinada)

Frutos secos o fruta fresca cortada (en lugar de toppins, mermeladas, rellenos y siropes de baja calidad nutricional)

Los huevos son unos ingredientes de toda la vida empleados en repostería y una magnífica opción. 

El yogur o bebidas vegetales pueden ser opciones adecuadas. La leche de vaca es también una  elección saludable para quien la tolere.

A continuación, te dejo algunos consejos útiles 😊

¿Por qué emplear cacao puro en polvo?

Si empleas cacao puro en polvo te ahorras las cantidades de azúcar que hay en el chocolate, ya sea negro o con leche. No obstante, si elaboras recetas con chocolate, recuerda que sea negro y con un contenido de cacao de 70% mínimo.

¿Dónde puedo encontrar harina integral?

Puedes encontrarla casi en cualquier supermercado. Eso sí, verifica que sea harina integral de verdad. Muchas veces, aunque en la etiqueta ponga que se trata de una “harina integral”, los ingredientes son: harina de trigo + salvado. Esto no es una harina integral de verdad, sino harina refinada a la que han añadido salvado para darle ese “color integral” marrón oscuro.

Para que sea una verdadera harina integral, en la lista de ingredientes, aquel que debe figurar como ingrediente principal es la harina integral de trigo (o del cereal que elijas).

¿Por qué es mejor el aceite de oliva?

De manera muy resumida, es la grasa saludable por excelencia, por la calidad de los ácidos grasos que contiene y otros nutrientes con un efecto beneficioso en nuestro organismo. El aguacate es otra opción interesante. Además de saciante, es rico en vitamina E (antioxidante) y fibra. 

Así que, si te animas a usar estos ingredientes en lugar de mantequilla o margarina, mejor 🙂

Simplemente, ojo con las cantidades. El aceite de oliva y el aguacate son alimentos con grasas saludables pero, aún así, aportan muchas calorías.

Debes pensar en los beneficios de sus nutrientes, pero ser consciente de las cantidades que utilizas, ya sea en repostería o en otras elaboraciones del día a día.

¿Qué me aportan todos estos ingredientes de repostería saludable?

De manera general, una pequeña porción de alguna elaboración hecha con estos ingredientes de repostería nos aporta fibra de los dátiles, de la harina integral y de los frutos secos o fruta fresca que añadimos.

También, las elaboraciones con estos ingredientes propuestos contienen grasas saludables procedentes del aceite de oliva, el aguacate, los frutos secos y el cacao. Además, no te olvides de las proteínas que contiene el huevo y los frutos secos, entre otros nutrientes interesantes.

¿Y si no tengo dátiles o prefiero emplear azúcar?

Pues, emplea azúcar. ¡Sí! ¡No pasa nada!

“¡Oh, Dios mío! ¿Una dietista-nutricionista diciendo que puedo emplear azúcar?”

El problema del azúcar, fundamentalmente, está en aquellos productos precocinados, bollería, preparaciones ultraprocesadas que nos venden, cereales de desayuno, postres y salsas comerciales… Todos ellos suelen contener azúcares de manera “oculta”, además de otros ingredientes que disminuyen la calidad nutricional del producto.

¡Si sumamos todo el azúcar consumido a partir de estos productos poco sanos… puedes imaginar la cantidad que estás ingiriendo! Y con repercusiones no muy buenas para la salud. 

Lo ideal es que consumas el menor azúcar posible. Sobre todo, porque esos productos comerciales ultraprocesados suelen contener también grasas no saludables y harinas refinadas, entre otros. Esto se traduce en productos de baja calidad nutricional.

Por eso, una buena opción para tu repostería saludable es emplear dátiles. Porque, aunque contienen mucho azúcar (cerca de un 70% de su composición), también contienen otros nutrientes propios de esta fruta como fibra, y distintas vitaminas y minerales. Pero si no tuvieras dátiles, emplea azúcar.

Es mejor que consumas azúcar muy de vez en cuando y sabiendo que no te aporta beneficios, a que consumas otros edulcorantes (como la estevia, por el ejemplo) creyendo que son los mejor del mundo 😉

No nos obsesionemos, ¡por favor! Eso sí, lleve o no azúcar ¡no te vayas a comer la tarta entera o la elaboración que hayas elegido!

Acostumbra tu paladar a los sabores originales de los alimentos.

Siempre, siempre, siempre…Recuerda:

Procura que la base de tu alimentación esté formada por alimentos de origen vegetal enteros sin procesar o mínimamente procesados, que son ricos en fibra y antioxidantes, como las frutas, las verduras, las legumbres, los cereales integrales o los frutos secos.

Si basas tu alimentación en este tipo de alimentos, con nutrientes de calidad y de temporada, un capricho de vez en cuando no te hará daño.

La clave está en los hábitos. Y éstos, a su vez, están en tu coco 😊

¡Bon appetit! ¡Y a sonreír! 🙂

Eso sí que es saludable.

5 desayunos saludables y rápidos (sin avena, ni aguacate, ni semillas de chía)

5 desayunos saludables y rápidos (sin avena, ni aguacate, ni semillas de chía)

El aguacate, la avena y las semillas de chía son algunos alimentos de moda y los protagonistas de muchos desayunos en las redes sociales.

Parece que no estamos comiendo saludable si no elaboramos nuestras tostadas con aguacate, si no echamos avena a nuestras tortitas o si no consumimos semillas de chía con nuestro yogur.

Nada más lejos de la realidad.

Comer saludable es mucho más fácil de lo que piensas, y hacer un desayuno en condiciones, ¡más aún! No hace falta ir corriendo a comprar ingredientes y alimentos especiales o diferentes que parecen tener super poderes sólo porque estén en las redes sociales, los consuman ciertos famosos y aparezcan en cuentas de Instagram con perfiles fit.

En casa, seguro tienes muchos de los alimentos que a continuación te propongo, y que pueden formar parte de un excelente desayuno.

La avena, la chía, el aguacate (y otros alimentos de moda) son alimentos interesantes. Sin embargo, existen opciones más fáciles, simples e igual o más saludables.

Al fin y al cabo, esta es la filosofía de Cocosinsal. Comer mejor sin comerse el coco.

No te compliques, alimentarse bien es más fácil de lo que crees 🙂

¡Aquí te dejo algunos ejemplos! Elige los que más te gusten. Combina, prueba y disfruta. 

Desayuno nº1

Tostada de pan integral con tomate natural y aceite de oliva

Café con leche

Dos mandarinas

Desayuno nº2

Tortilla de patatas

Infusión o té

Un kiwi

Desayuno nº3

Huevo duro

Puñado de frutos secos

Bebida de soja

Una pera

Desayuno nº4

Leche con cacao puro en polvo

Copos de maíz

Un plátano

Desayuno nº5

Yogur con avellanas

Tortilla francesa con queso

Unas fresas

Consejos para los 5 desayunos saludables y rápidos

Si no tienes hambre por las mañanas, no te obligues a desayunar.

Quizás tengas que levantarte temprano para ir a trabajar pero prefieres desayunar porque te sientes más despiert@ y concentrad@. Entonces, adelante, prueba alguno de estos desayunos 🙂

Por el contrario, si no te apetece desayunar, no lo hagas. Puedes tomarte un café, y luego añadir el resto de alimentos saludables. Y recalco: alimentos de verdad, como los que te propongo en los 5 desayunos.

Si no tienes hambre por las mañanas, revisa cómo fue tu cena de la noche anterior o si picaste alimentos y otros productos no tan sanos a media noche. Puede ser una causa por la que no sientas apetito al amanecer.

Si hiciste una cena ligera y saludable y, aún así por las mañanas no tienes hambre, puedes retrasar el desayuno y hacerlo más tarde, siempre que sea con los alimentos adecuados, ricos en nutrientes.

En este artículo explico las ventajas y desventajas de desayunar, curiosidades y otra información con evidencia científica al respecto.

Desayunes o no, lo ideal es consumir nuestras comidas durante el día y reducir la ingesta de calorías durante la noche.

Y si vas a desayunar, hazlo bien. Para hacerlo mal, no lo hagas. Si eres de los que desayunan, introduce los alimentos de estos 5 desayunos saludables y rápidos, que son fáciles de conseguir y buenos para ti 😊

¡Qué aproveche!¡No te compliques!¡Y a comenzar el día saludablemente!

Ensalada de bacalao y naranja

Ensalada de bacalao y naranja

¿Estás cansad@ de hacerte ensaladas a base de tomate y lechuga? ¡Normal! Existen mil opciones y realmente deliciosas. Si quieres una ensalada fácil de hacer y diferente, te presento la ensalada de bacalao y naranja

¡No te llevará más de 15 minutos!

Ingredientes

1-2 huevos
250 gr de bacalao crudo desalado (importante que esté desalado)
4 naranjas
1 lata pequeña de atún
1 cebolleta
Aceitunas negras
Aceite de oliva

Elaboración

¡Muy fácil! Básicamente se trata de cortar en dados todos los ingredientes para luego mezclarlos y echarlos en una ensaladera.

Para facilitar el proceso y aprovechar los tiempos, puedes seguir estos pasos:

Pon a cocer los huevos durante unos 15 minutos.
Luego, mientras se cuecen, corta en trocitos el bacalao (con cuchillo o con tijera) y échalo en la ensaladera.
¿Crudo? Sí! Crudo 😊 Ya verás qué rico queda.
A continuación pela las naranjas y córtalas en dados.
Pica la cebolleta y añádela junto con las aceitunas negras y la lata de atún.

Mezcla los ingredientes.

Para finalizar, aliña la ensalada con unas 4 cucharadas de aceite de oliva y vuelve a mezclarlo todo para que quede homogéneo.

¡Et voilà! ¡Receta saludable, fácil y rápida!

Cómo conservar la ensalada de bacalao y naranja

Puedes dejarla en la ensaladera durante 3-4 días, o dividirla en tuppers para llevártela al trabajo. El aliño con el aceite de oliva conserva bien la ensalada.

¿Qué nutrientes me aporta?

La ensalada de bacalao y naranja es una ensalada bastante completa, a la par que diferente. Quizás el sabor puede sorprenderte al principio, pero las diferentes texturas y sabores te enamorarán.

El bacalao, junto con el atún y el huevo, contiene proteínas de muy buena calidad. La naranja te aporta vitaminas, minerales y fibra. Las aceitunas y el aceite de oliva contienen grasas saludables.

Por sus características,  no solo te aporta saciedad, sino nutrientes de calidad. Así que, si estás en proceso de reducción de peso o modificación de hábitos y quieres mejorar tu salud, esta ensalada puede ser una de tus elaboraciones aliadas.

¡Anímate a “cortar el bacalao” y toma decisiones saludables! 🙂 

Cómo hacer hummus rosa

Cómo hacer hummus rosa

El hummus es una crema de garbanzos que a muchos nos encanta. Se trata de una receta muy saludable, repleta de nutrientes muy interesantes.

Además, los ingredientes que te propongo para su elaboración te facilitarán el proceso de elaboración para que lo hagas de una manera súper rápida y muy fácil. 😊 

¿Cómo hacer hummus rosa? Pues muy simple. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué este hummus es rosa?

Sencillamente, el secreto de este hummus está en utilizar remolacha. El rojo intenso de este vegetal le dará un color rosa muy llamativo.

Con frecuencia elaboro el hummus original, sin remolacha, ya sea para mis desayunos o cuando tengo apetito a media mañana.

No es un alimento que me guste mucho pero, ¡desde que probé esta receta de hummus rosa, quedé impresionada! Así que me lancé a utilizar la misma receta que hacía en casa, pero con la diferencia de añadirle remolacha.

como hacer hummus rosa

Ingredientes

1 bote pequeño de garbanzos cocidos (200 gramos)

1 cucharada de tahini (puré de sésamo natural)

1 diente de ajo

1 remolacha pequeña cocida

Un chorro de limón

1 pizca de sal

1 pizca de comino

Un poco de agua para mejorar la consistencia

Para decorarlo: semillas de sésamo y un chorrito de aceite de oliva (opcional)

Elaboración

Es tan fácil como mezclar todos los ingredientes, batiendo en primer lugar el ajo con los garbanzos, y luego echar el resto de ingredientes.

Deja para el final la remolacha y el agua. Dependiendo del color y el sabor que quieras para el hummus rosa puedes echarle más o menos remolacha. A mayor cantidad, más rosa quedará nuestra crema pero también más dulce.

Personalmente, me gusta con menos remolacha aunque quede menos rosa 😊 El agua le dará una consistencia más o menos espesa.

¿Qué aporta el hummus?

El hummus nos aporta proteína de los garbanzos y grasas saludables de calidad procedente del puré de sésamo. Además, los hidratos de carbono son de absorción lenta. ¡Sin olvidarnos de la fibra! Todo ello hace del hummus un tentempié perfecto.

Es ideal para tu desayuno untado con tostadas, o como aperitivo. Se conserva bien en la nevera durante 4-5 días, por lo que puedes echarle mano fácilmente en caso de que tengas apetito y quieras algo realmente saludable, ¡y vistoso!

¿Qué garbanzos utilizar?

Contrariamente a lo que se piensa acerca de los productos de bote, los garbanzos que vienen cocidos (entre otras legumbres) son una opción fácil y saludable. Es importante que los escurras y enjuagues con agua para evitar una elevada ingesta de sodio.

Las legumbres cocidas de bote son una opción estupenda si no tienes tiempo para cocer en casa las legumbres o simplemente no te apetece. Si tienes dudas de los ingredientes que puedan llevar, lee la etiqueta.

Concretamente, fíjate en la lista de ingredientes y verifica que lleva agua, sal y garbanzos. Normalmente también suelen llevar antioxidantes para conservarlos.

Resumen. Cómo hacer hummus rosa

Como has visto, es una receta muy simple. En 10 minutos la tienes lista y se conserva bien unos cuantos días en refrigeración.

Lo importante es centrarte en recetas que sean sencillas, fáciles de hacer, y además que te sacien y estén elaboradas con ingredientes que te aporten nutrientes interesantes para tu salud y bienestar 😊

Si no te gusta la remolacha, puedes elaborar la receta original siguiendo la misma elaboración y empleando los mismos ingredientes, pero sin la remolacha. Además, a la receta original le queda muy bien un toque de pimentón dulce y perejil. Yo me quedo con la receta original.

¿Y tú? 😊 ¿Te animas a probar el hummus rosa? ¿Con cuál te quedas?

Si te ha gustado, ¡comparte!