Me gustaría inspirarte con una historia con el objetivo de motivarte a alcanzar tus metas. Y no es cualquier historia. Se trata de un caso de éxito que, con sentido común, paciencia información de calidad y ganas, ha logrado perder 25 kilos.

¿Cuántas veces has abandonado una dieta? ¿Cuántas locuras has hecho para lograr adelgazar en poco tiempo? ¿No consigues alcanzar tus objetivos?

Muchas veces, con las historias de otras personas como tú y como yo, nos damos cuenta de las posibilidades que tenemos. Y de que, si ellos lo han conseguido, tú también puedes.

Hoy te traigo una entrevista que le hice a Jose, un caso real que, en tan solo unos meses logró  perder 25 kilos. Estoy segura de que su historia te ayudará a ganar motivación para cumplir tu objetivo. (Puedes seguirle en Instagram: jose.iz5)

¿Cuál era tu principal problema?

Pues todo empezó con una foto que me hice en Londres. Llevaba un abrigo de talla XXXL y me apretaba. Fue ver esa foto, y abrir los ojos. Me cansaba más al subir escaleras, notaba que me cansaba con nada, me dolían las articulaciones (especialmente las rodillas…), imagino que lo típico…

Siempre he tenido sobrepeso pero noté que había llegado demasiado lejos y tenía que cambiar sí o sí.

¿Por qué decidiste modificar tus hábitos? 

Principalmente por salud. Por supuesto que por estética también, pero como te dije antes, notaba que mi salud iba cuesta abajo. Y demasiado mal como para tener 23-24 años.

¿Qué has logrado hasta ahora?

Como logros podría decir que bajar casi 25 kilos de manera saludable y controlada. Tuve una época en la que bajaba hasta 3-4 kilos por semana. Pero a base de cometer locuras como apenas comer y salir a correr en pleno verano con sudadera y chubasquero.

Otro logro podría ser haberme dado cuenta de lo importante que es comer con cabeza y controlar todo lo que se come.

Todo eso conlleva el mejor logro: mejorar la salud.

¿Qué te hizo cambiar “el chip”? ¿Para qué querías realizar esos cambios?

Pues, principalmente la foto que te he comentado y ver que cada vez necesitaba una talla más en cada tienda. Cada vez que salía a pasear o a hacer deporte aguantaba menos

Los cambios los realicé porque no quería seguir viéndome sufrir por cada cosa que el sobrepeso me impedía o me obligaba hacer. No quería tener problemas de salud tan joven.

¿Has hecho alguna vez algún tipo de dieta restrictiva?

Por mi cuenta, sí, auténticas locuras (risas). Había semanas que sólo comía lo básico de una ensalada, era una dieta muy aburrida, salía también a correr en verano con toda la solana encima con sudadera, creyendo que iba a perder grasa … Llegué a perder muchos kilos en poco tiempo a base de comidas super restrictivas y deshidratación. Estaba destrozando mi salud, me notaba cansado y me diagnosticaron anemia.

Ahora limito un poco el consumo de hidratos de carbono, sobre todo los refinados. Y dependiendo de las semanas y los kilos que voy perdiendo, mi dietista-nutricionista me adapta las comidas.

¿Qué hábitos tenías antes que te impedían estar como tú querías? 

Comer a cualquier hora y todo lo que me apetecía, sin cabeza. Había días que visitaba hasta dos veces restaurantes de comida chatarra o no controlaba el consumo de dulces y cosas así.

En cuanto al deporte, siempre he sido muy activo y me encanta practicar cualquier deporte. Pero cuando ves que no llegas a lo que quieres te vas limitando a ti mismo, dejas de hacer cosas y se convierte en un círculo vicioso.

¿Cómo empezaste a modificarlos?

Comencé por dejar de comer tantas veces fuera de casa y empezar a dejar de lado los alimentos rápidos de freidora. A la hora de comer pasta y demás carbohidratos reducía la cantidad y, sobre todo, empecé a introducir mucho más verde en cada plato.

Si por “obligación” tengo que comer fuera de casa, intento elegir la opción más sana.

¿Cuál es ahora tu objetivo?

De momento seguir aprendiendo hábitos buenos y nuevos, y continuar bajando de peso. Tengo una cifra en mente pero es solo eso, una cifra.

Una vez que llegue a un peso saludable y en el que me note sano y contento tocará mantener esos hábitos.

¿Cómo te sientes a día de hoy?

Muchísimo mejor que la primera vez que me subí a la báscula al empezar la dieta. De hecho, sonará a tontería pero, la primera vez que volví a correr 15 minutos seguidos después de más de dos años, tuve ganas de llorar.

Cada día te vas sintiendo más sano, más fuerte y motivado si te mantienes concentrado. Y eso puede ayudar en otros muchos aspectos del día a día.

¿Te sientes apoyado?

Mucho. Muchísimo. Tanto las personas que no veo con frecuencia como las que me ven casi día a día, me animan a seguir así. Además, no estoy solo en esto de la alimentación y el ejercicio físico, y eso ayuda muchísimo a no flaquear y a seguir con ganas y concentración.

¿Cuál es tu principal motivación?

Tener casi un armario lleno de ropa que me va valiendo por fin (risas). Eso y sobre todo el darme cuenta de todo lo que voy consiguiendo. Es genial ver cómo voy mejorando en salud y sentir que todo lo que uno se proponga lo acaba consiguiendo.

¿Qué consejo darías a todo aquel que quiere perder peso o sigue en el proceso adelgazar?

Que no decaiga. Nunca. Habrá semanas o meses en los que bajes el doble de lo que tenías pensado y habrá otros en los que ni siquiera bajarás, pero hay que tomarse esto como una carrera de fondo y de mucho tiempo.

En muchas personas, como en mi caso, es un cambio radical y eso lleva cambiar hábitos de casi toda la vida y aprender casi día a día. Por suerte os tenemos a los dietistas-nutricionistas y con vuestra ayuda y ganas cualquiera puede lograr sus objetivos.

El último consejo es que nadie nunca se dé por vencido. Eso y que ojalá esto y, sobre todo vuestro trabajo como profesionales sanitarios, ayude a muchísimas personas a mejorar su salud.

Resumen de Cocosinsal

Con este caso de éxito quiero mostrarte que de nada sirve seguir dietas restrictivas, hacer locuras para perder peso, o llevar a cabo conductas que prometen adelgazar en 3 días

Todo esto se produce por la enorme cantidad de porquería que se ve y se lee en Internet, detrás de intereses económicos, sin importar la salud de las personas a las que van dirigidas.

El secreto de todo esto radica en establecerte metas alcanzables, en ser consciente de lo que puedes mejorar en tu estilo de vida, en modificar tus hábitos, y concienciarte de que necesitas más salud.

Contacta con un profesional de verdad, que te guíe en tu camino, que te apoye continuamente y conozca lo que necesitas para mantenerte motivad@.

Y como última recomendación: decide, actúa, insiste, insiste, y vuelve a insistir. Da lo mejor de ti, quiérete y cuídate… 

Quiero agradecer a Jose, por regalarme su tiempo y generosidad. Por motivarme a escribir este artículo y ser un ejemplo de superación y perseverancia. Podéis seguirle en Instagram como @jose.iz5 y ver su evolución ? Si Jose lo ha conseguido, tú también puedes.

Dicen que el éxito es una decisión, no un regalo.

Si crees que este artículo puede inspirar y ayudar a alguien, ¡comparte!