Por suerte, ¡son muchas las ventajas de no hacer dieta!

La palabra “dieta” proviene del griego “díaita”, que quiere decir “manera de vivir” o “régimen de vida”.  Sin embargo, actualmente y en el ámbito de la pérdida de peso, ha tomado otros significados más relacionados con “adelgazar no comiendo ciertos alimentos”, “estar a régimen” o “comer muy restrictivamente”. 

De esta forma, “estar a dieta” o “hacer dieta” implica muchas veces un proceso de duración muy corta que suele ir acompañado de ciertas prácticas y modificación de algunos hábitos alimentarios, sin tratar el problema desde el origen.

Parece que, debido a nuestra cultura, experiencias y transcurso de los años se haya desvirtuado el concepto. Esto hace que, personalmente, como dietista-nutricionista sienta rechazo a la palabra “dieta” y la comprenda con una fuerte connotación negativa desde este punto de vista.

Pero no te engañes. Si “estar a dieta” funcionara (y todos los productos quemagrasas, complementos mágicos y demás), todos tendríamos el cuerpo que queremos. Y esto no es así. ¿Por qué? Porque “las dietas” son un parche a una mala alimentación, pero no corrige los malos hábitos. (También lo expliqué aquí.)

Ojalá la palabra “dieta” retomara ese significado de “manera de vivir”. Y añadiría una palabra clave: “manera de vivir saludablemente”, refiriéndome a ese estilo de vida sano, consciente y activo, que se aprende poco a poco y dura toda una vida.

De verdad, no es difícil comer saludable y es más sencillo de lo que parece. Lo que ocurre es que comer mal está demasiado a nuestro alcance, nos bombardean continuamente con mensajes, escaparates y publicidad que nos hacen engordar los ojos, babear nuestras mentes y tentarnos a hacer muy malas elecciones.

Por eso, te quiero explicar de una manera muy sencilla algunas ventajas de no hacer dieta 😊

¿No hay alimentos prohibidos?

¡No! No hay alimentos prohibidos. Y esta es una gran ventaja de no hacer dieta. La clave de una alimentación sana no está en dejar de comer, sino en hacerlo bien, saludablemente, de manera adaptada a ti, a tu contexto, a tus necesidades y gustos.

Si te prohíbes alimentos, vas a pensar en ellos una y otra vez, echándolos de menos, entrando en un círculo vicioso y alimentando tu ansiedad

Hay otras opciones más saludables, más deliciosas y más baratas. Piensa en alimentos que te gusten, que te da la propia naturaleza y puedes adquirir casi en cualquier mercado o supermercado. ¡Es todo mucho más sencillo!

¿Te gusta la leche? ¿Te apetece alguna fruta que te encante? ¿Algún fruto seco? ¿Hortalizas que comerías a mordiscos? Hay mil opciones mucho más sanas y saciantes que esos bollitos/pasteles/galletas/croissants que ingieres. 

Reduce su consumo, sin prohibírtelos, y sustitúyelos poco a poco por otros alimentos más sanos que también te gusten mucho, como los que he comentado antes.

El capricho te lo puedes seguir dando, por supuesto. Pero sé consciente de las ventajas que tiene un alimento saludable (nutrientes, saciedad, texturas…) frente a uno que no lo es. No te engañes…

¿No es aburrido?

¡Lo aburrido es hacer dieta!

Comer saludablemente, es decir, sin hacer dieta, puede ser muy divertido.

Haciendo dieta restringes y prohíbes alimentos, te obsesionas con algunos, cocinas lo mismo una y otra vez, entras en un bucle de alimentos permitidos y no permitidos que te acaban volviendo loc@. La clave está en comer mejor, sin comerte el coco 🙂

¿Y por qué es divertido comer sano? Pues, ¡por muchas razones!

Existen un millón de alimentos más allá del tomate, la lechuga, el pollo y el pavo. Y no me refiero a la moda de acompañar todo de aguacate, chía y quinoa. Se puede comer estupendamente con alimentos locales, de temporada y los de toda la vida. 

No hacer dieta te permite comer todos los alimentos que se te ocurran y todos los que te gustan. Puedes cocinar y mezclar sabores, especias e ingredientes. Puedes experimentar. Puedes salir a comer fuera con tus familiares o amigos sin pensar en prohibiciones. Y todo esto parece divertido, ¿no? 🙂

Resumen de las ventajas de no hacer dieta (Parte I)

Muy fácil, quédate con este concepto:

No existen alimentos prohibidos y esto hace que tu alimentación sea mil veces más divertida.

Al final, gran parte de la vida consiste en esto. En no prohibirnos cosas incoherentes, sentirnos más libres y disfrutar de lo que hacemos (en este caso, de lo que comemos 😊)

¿Y tú?  ¿Tienes “una manera de vivir saludable”?

No te pierdas la  2ª parte de “las ventajas de no hacer dieta para adelgazar”