¿Estás cansad@ de hacerte ensaladas a base de tomate y lechuga? ¡Normal! Existen mil opciones y realmente deliciosas. Si quieres una ensalada fácil de hacer y diferente, te presento la ensalada de bacalao y naranja

¡No te llevará más de 15 minutos!

Ingredientes

1-2 huevos
250 gr de bacalao crudo desalado (importante que esté desalado)
4 naranjas
1 lata pequeña de atún
1 cebolleta
Aceitunas negras
Aceite de oliva

Elaboración

¡Muy fácil! Básicamente se trata de cortar en dados todos los ingredientes para luego mezclarlos y echarlos en una ensaladera.

Para facilitar el proceso y aprovechar los tiempos, puedes seguir estos pasos:

Pon a cocer los huevos durante unos 15 minutos.
Luego, mientras se cuecen, corta en trocitos el bacalao (con cuchillo o con tijera) y échalo en la ensaladera.
¿Crudo? Sí! Crudo 😊 Ya verás qué rico queda.
A continuación pela las naranjas y córtalas en dados.
Pica la cebolleta y añádela junto con las aceitunas negras y la lata de atún.

Mezcla los ingredientes.

Para finalizar, aliña la ensalada con unas 4 cucharadas de aceite de oliva y vuelve a mezclarlo todo para que quede homogéneo.

¡Et voilà! ¡Receta saludable, fácil y rápida!

Cómo conservar la ensalada de bacalao y naranja

Puedes dejarla en la ensaladera durante 3-4 días, o dividirla en tuppers para llevártela al trabajo. El aliño con el aceite de oliva conserva bien la ensalada.

¿Qué nutrientes me aporta?

La ensalada de bacalao y naranja es una ensalada bastante completa, a la par que diferente. Quizás el sabor puede sorprenderte al principio, pero las diferentes texturas y sabores te enamorarán.

El bacalao, junto con el atún y el huevo, contiene proteínas de muy buena calidad. La naranja te aporta vitaminas, minerales y fibra. Las aceitunas y el aceite de oliva contienen grasas saludables.

Por sus características,  no solo te aporta saciedad, sino nutrientes de calidad. Así que, si estás en proceso de reducción de peso o modificación de hábitos y quieres mejorar tu salud, esta ensalada puede ser una de tus elaboraciones aliadas.

¡Anímate a “cortar el bacalao” y toma decisiones saludables! 🙂