Antes de leer este artículo, si todavía no conoces las primeras ventajas de no hacer dieta para adelgazar, te recomiendo vayas a este enlace 🙂

Seguimos…

Las dietas restrictivas no te enseñan a comer. Un profesional sanitario, en este caso un dietista-nutricionista, es la persona idónea para ello. 

Aprender a comer para siempre es un gran regalo de la vida que puedes aceptar si te dejas guiar por la persona adecuada. 

¿Qué quiere decir esto?

Muy simple.

Si realmente valoras tu salud y tu vida, educarte en nutrición, y saber cómo alimentarte según tus necesidades y objetivos es lo más inteligente que puedes hacer

¿Por qué comer bien es importante?

Todo tu cuerpo está formado por células. Todas ellas necesitan nutrientes para poder vivir y realizar sus funciones. Gracias a los alimentos, todas tus células reciben esa gasolina (los nutrientes) que hace que puedas estar viv@ y san@. 

Aunque todo esto es mucho más complejo…

Por eso es tan importante comer saludable. Saber elegir los alimentos correctos y combinarlos con cabeza, te ayudará a dar ese primer paso para adelgazar saludablemente.

Además de disfrutar de un mayor bienestar y calidad de vida 🙂

¿Por qué debo dar ese primer paso?

Porque si tu dieta se basa en batidos absurdos, en 3 alimentos por semana o en la dieta de la piña o del huevo, te aseguro que perderás peso, pero las consecuencias serán desastrosas (pérdida de agua, de músculo, ganancia de peso a corto plazo, fatiga y desmotivación)

Si no te ha pasado ya alguna vez… Lo más seguro es que, alimentándote de este modo, vuelvas al punto de partida y te digas a ti mism@ “las dietas no son para mi”

El sobrepeso y esos kilitos de más pueden desaparecer comiendo todo lo que te gusta, pero con cabeza. Para eso la tenemos 😛 Todo se basa en la constancia, una pizca de voluntad y sobre todo, motivación. 

 ¿Y esta constancia y control pueden ser negativos?

Sí, claro. Todo llevado al extremo puede ser muy negativo.

Sin embargo, tener control y constancia en tus decisiones alimentarias es un proceso lento en el que aprenderás a elegir lo mejor para ti. Y lo mejor de todo es que serás más consciente de lo que ingieres. 

Por eso, lo importante primero es conocer un poco los alimentos. Saber elegir los mejores para ti, en los momentos y cantidades apropiadas según tus necesidades. 

Comer no debe ser un sufrimiento. Y una dieta restrictiva y aburrida favorece que realmente sufras y empieces a tener una mala relación con los alimentos y ansiedad, entre otros. A este punto es al que no deberías llegar.

Consejos generales: ventajas de no hacer dieta

Comer es un placer, y así debe ser siempre. En tu desayuno, en la comida,  en la cena…

Básicamente:

Visualiza tu objetivo.

No te obsesiones.

Apóyate en un profesional de la nutrición.

Ponte metas realistas.

Hazle caso a tu hambre real (la que viene del estómago)

No empieces la dieta de la amiga de Facebook ni la del vecino.

Et voilà.

Sin duda, la mayor ventaja de no hacer dieta es que te permite ser una persona más feliz y más consciente. Sin prohibiciones. Sin complicaciones. Libre. 🙂

Si quieres aprender a comer mejor y disfrutar de la comida sin ansiedad, puedes contactarme.

A veces, tomar una decisión es mejor que no hacer nada. ¡Toma las riendas de tu salud! 🙂