Existen miles de consejos sobre cómo comer de manera saludable. Sin embargo, parece que llega el verano y las vacaciones y, nos olvidamos de la alimentación, de todos esos hábitos que tanto tiempo te ha llevado a implantar en tu día a día.

Algo así como si la palabra “vacaciones” fuese lo opuesto a “vida sana” y sinónimo de “excesos”.

Seguramente el verano sea el momento para reconectar contigo mism@ y tu salud. Comer sano no es tan complicado y, mantenernos activos en vacaciones, tampoco.

Aquí te enseño 5 formas fáciles de cuidarte y comer saludable en vacaciones:

1. Incluye hortalizas y frutas

¿Típico, no? Puede parecer una tontería, pero son una excelente fuente de agua, fibra, vitaminas y minerales. Te ayudarán a mejorar tu tránsito, a hidratarte y saciarte. Aprovecha a consumirlas. El desayuno puede ser un buen momento y, por supuesto, ¡entre horas!

2. Come de manera más atenta

Intenta saborear cada bocado. ¡Estás de vacaciones! Sobre todo el de los primeros bocados, ya que son los que más disfrutarás. Esto es porque el paladar se va acostumbrando a los sabores a medida que comemos. Evitarás atracones y facilitarás al estómago enviar la señal al cerebro de que poco a poco te vas saciando. ¡Esto es clave!

3. Consume más agua

No solo contribuyes a que tu cuerpo funcione de manera óptima sino que te ayuda a no comer en exceso. Además, muchas veces le estás dando comida a tu cuerpo cuando en realidad te está pidiendo agua. ¿Es apetito o es sed? ¡Escúchate!

Un vaso de agua antes de comer nos ayuda a sentir una falsa sensación de saciedad.

4. Opta por tentempiés saludables

Aceitunas verdes, boquerones en vinagre o una ensalada de tomate pueden formar parte de un aperitivo saludable si estamos en alguna terraza. Frutos secos naturales y algo de fruta también es una opción si estamos visitando alguna ciudad o incluso en la playa. ¡No te compliques!

Estar de vacaciones no quieres decir atiborrarse a helados y cervezas. Un par de días quizás no te aleje demasiado del objetivo, pero asegúrate de ser consciente de tus metas y cómo los alimentos ricos en azúcares y el alcohol no facilitan el proceso.

5. Muévete

Conoce la ciudad o aquel el lugar andando, practica ese deporte que tanto te llama la atención, alquila una bicicleta, disfruta del viento caminando sobre la arena o aprovecha ese gimnasio que tienes cerca del alojamiento. Ejercitarnos es la mejor forma de sentirnos bien con nosotros mismos y, de algún modo, “quemar esos excesos”.

Las excusas ya no valen y las soluciones están en ti 😊 No es tan difícil. Lo importante es pasar a la acción.